lunes, 13 de julio de 2009

Montsegur resiste (una historia catara)

Corre el mes de julio del año de gracia de de 1243, el sitio de la fortaleza de Montsegur se prolonga por algunos meses Hughes des Arcis, senescal de Carcasona y Pierre Amiel, arzobispo de Narbona nos intentan rendir por hambre.

Con seis mil hombres el infame senescal ataca una y otra vez, en la fortaleza apenas somos 150 soldados, nuestras familias y amigos solo 500 almas.

Buscan el oro, buscan tesoros que jamás poseimos, somos ascetas entregados a la búsqueda de lo más alto, nuestro afan es conseguir la vida en el mas alla, solo ser mejores, solo ser rectos, solo buenas personas, los hombres justos nos llaman.


Ah mi dulce tierra del Languedoc, mis campos de Provenza, arrasados por el ejercito de la corona de Francia impulsados por el alto señor papal de un Roma decrepita hundida en sus propios vicios, corrupta hasta las catacumbas de los primeros martires que solo busca el poder.


Mañana hay tregua, el frances nos da un salvo conducto para escapar del castillo, para salvar la vida, ¿Quien le cree?, el combate de esta mañana ha sido terrible, han montado un trebuchet y no han dejado de martillear nuestra muralla sur.

Muchos de mis amigos cayeron allí, nuestro comandante Pierre Roger de Mirepoix intenta darnos tiempo y negocia cualquier absurdidad con el enemigo.


Somos rebeldes,diablos,herejes nos llaman; los franceses atacan.


No por aqui, no en mi guardia, defiendo este trozo de muralla, con toda mi sangre, no por aquí no en mi turno, no en mi muralla.

Suben por la escala contrataco el primero y atravieso la cota de malla del primer soldado, el segundo cae y tiro de la escala,los enemigos y el cansancio la batalla dura horas, AHHHH...... algo ha mordido mi brazo que sangra desbocadamente.

Despues solo ruido de fondo, oscuridad y olvido....

En la barbacana me atienden y me cuentan el resto de la batalla,
no aqui no por aquí, no en mi turno, no en mi muralla...no dejo de repetir las palabras...
haciendo de tripas corazón vuelvo a mi puesto, hoy cada hombre cuenta.
No por aquí no en mi turno, no en mi muralla...
Luchamos por nuestra vida por nuestro futuro por los nuestros, luchamos....



Epílogo:

El destino alcanza a los hombres, Montsegur se rinde, el senescal recompensa con la hoguera a los hombres vencidos, ¿Cuando tuvieron honor esos reyes de Francia?

Buscan afanosamente el tesoro, jamás hayaron ..........nada y Montsegur entra en la leyenda.





3 comentarios:

Kendolechón dijo...

Wow, que chuloooo!!! (empiezas a postear a la velocidad de Arami).

Arami dijo...

:O

(este kendolenchon jijiji)
No pude ver el video, dice que está restringido... sólo lo pueden ver los del primero mundo
Que cosas!
Que injusticia!
Pero resistiré!
;)

Interesante la historia. Gracias jan

jansolo dijo...

gracias,
Arami,lamento que no lo puedas ver el video si te fijas hace referencia a los cataros (catars) en la inscripción en la estela de la piedra