sábado, 15 de agosto de 2009

escorpión y tortuga

Pasado
Cuando era pequeño, junto a mi hermanita, mi yaya (abuelita) nos contaba cuentos, en ellos hablaba de personas desaparecidas, de gentes que en mi imaginación tomaban formas que aun hoy dia no se bien como interpretar. la zahorina, los juanes, los del otro lado, los que no hblan, personajes con un halo de misterio , gentes que yo interpretaba como seres fantasticos a caballo entre la realidad y el miedo.

De vez en cuando, caia una fábula rara, siempre rara que hacia que mi hermanita y yo nos mirasemos entre incredulos y asustados;Recuerdo una historia que supongo me acompañara siempre, hoy lo comparto contigo.

Es una de esas fábulas que te dejan un extraño "regusto" a malestar y ...

Bien el cuento:

Una vez habia un escorpión que se encontraba ante un dilema del cual no sabia como salir, tenia el pobre que cruzar un caudaloso rio para reunirse al otro lado con los amigos que le esperaban al otro lado.

El problema es que de nadar, nada de nada, y encima desde la otra orilla los amigos le apremiaban, y cuanto más le apremiaban los amigos mas nervioso se ponia.

Pues bien acontecio que paso una tortuga por allí, al escorpión se le encendio la luz y le dijo a la tortuga:

Hey perdona, me podrás ayudar? (y le contó su gran problema)
la tortuga lo medito un ratito y le contesto.
Mira xaval, no me caes mal, pero si te llevo al otro lado, me picaras y yo morire.

Rapida y locuazmente el escorpion le dijo:
Si hago tal cosa, yo tambien me ahogare, y si me cruzas te estaré eternamente agradecido.

La tortuga pensó que era lo más logico, y acepto.
Lo monto sobre su lomo y empezaron a cruzar, a medio camino en lo más bravo del rio el escorpión le pico.
Que haces loco ahora moriremos los dos, ¿Porqué?
El escorpion se encogio de hombros mientras ambos se comenzaban a hundir y le dijo,
Es que soy un escorpion.
.....


El presente

El sudor me nubla la vista, de rodillas en el abyecto agujero donde me encuentro envuelto en suciedad y tinieblas, no dejo de pensar, es esto todo lo que soy, que hago aquí?
¿esta es la vida que he elegido?
¿No hay nada más?,
¿Para esto estoy en el mundo?

Este trabajo en el que me encuentro me hace pensar una y otra vez me martillea las sienes, y me sume en abismos que yo pensaba que ya había salido.

Hace dias que no veo amanecer, solo pienso en dormir y despertar de este mal sueño, la vida se me escapa como arena de playa entre los dedos, cada hora que pasa lamento cada día de mi existencia.

Y aunque se que necesito el vil metal para vivir, me niego ha hacerlo de esta manera, esta carcel de carne esconde un alma de artista y Dios sabe que no lo puedo evitar, siento una voz dentro, es suave dulce y fuerte, solo lo dice una vez pero joder me mueve todo cuanto soy.

JAN

Solo ha dicho mi nombre lo he sentido dentro, y juro por lo más sagrado que no era mi voz, solo ha dicho .....Jan...

Me levante del suelo donde estaba trabajando, mis rodillas protestaron ante el cambio de posición, se habian acostumbrado a estar, sumiso y agachado.

Deje las herramientas a un lado, lentamente sin prisas, el tiempo ya no era un impedimento, ahora disponia de todo el que necesitaba, fui a la improvisada taquilla y comenze a desvestirme, me mire las manos, Cuanto daño os he hecho, pense.

¿Que haces? -rugio mi encargado abriendo la puerta-
¿Donde vas?

Me voy -le conteste-
¿A donde ?
De la empresa, lo dejo.
¿Que? estas loco, con la crisis que hay? te vas a hundir en la miseria
¿Donde vas?

Lejos...

Abri la puerta, los insultos y espumarajos quedaban detras, la luz del atardecer me baño el rostro, somos lo que somos y no podemos evitarlo, como el escorpión del cuento somos lo que somos.


Jan


(foto de Loreto López Baltar)

4 comentarios:

Arami dijo...

Somos lo que somos o lo que dejamos aflorar.
Somos lo que deseamos ser y dejamos ver.
Pero no somos escorpiones...
Somos almas vivientes, que podemos elegir siempre: ser o no ser.
Y en el camino aprendemos muchas lecciones, y nos quitamos muchas capas gruesas que nos impiden ser felices para llegar a la esencia de nosotros mismos.
Y es cuando escuchamos esa voz dulce, que nos habla por dentro que nos hace sentir unida nuestra alma a nuestro cuerpo, no tenemos más que seguir lo que nuestro corazón nos dicta para entender el porque de la vida, que de verdad tiene sentido para experimentarla...

me gusta la foto, me gusta como nombras a tu hermanita, como aún sintiendo la ricura de ser niño, me gustan las palabras.
Besotes
=)

Kendolechón dijo...

Naciste artista y morirás artista, es tu naturaleza y eso hay que aplaudirlo, muy pocos son los que están dispuestos a arriesgar para hacer lo que verdaderamente sienten, y eso, algún dia amigo mio, dará sus frutos.

jansolo dijo...

Arami, tengo miles de cuentos de la infancia, de mis montañas, de los seres de luz que hablaban en la oscuridad, de mi arbol, una gran encina hermosa, frondosa, centenaria, que cuando era niño me susurraba cosas...y me dormia en su falda y era como estar protegido por su fuerza...quizas quizas...


Klech:
Hay un dicho que habla de que cuando un hombre encuentra su destino las estrellas le sonrien, sea asi para todos

Arami dijo...

Quizás... quizás es tiempo de aflorar esos cuentos que no son cuentos...

Y si, como dice Kendolechón, sos artista y seguirás siéndolo. :D
Hacer lo que uno sabe hacer y disfrutarlo es lo que todos deseamos hacer en esta vida, pero amar lo que hacemos haciéndolo maravillosamernte bien es realmente una bendición. Y es por algo... tal vez, tal vez...

:D
Abrazotes