lunes, 19 de abril de 2010

El jardín secreto

El jardín secreto

Despacio muy despacio, me interno en el bosque, es este un lugar extraño, los arboles son grandes y esbeltos de grandes ramas y frondosas copas; viejos y amables me dan la bienvenida, entorno a ellos la más delicada vegetación, en perfecta sincronía crea recovecos y paisajes de una belleza que te hace que respires muy bajito, no vaya a ser que se rompa la magia y todo desaparezca.

Hacia demasiado tiempo que no venia a este lugar, hace veinte años y un invierno, era entonces un niño y en aquel entonces me absorbían los misterios de la montaña, sus seres "especiales" (aquellos que solo los niños ven) y la luz, que al filtrarse por doquier llegaba al suelo como tenues rayos de luz, creando espacios de cuentos de hadas.

Había una encina a la que amaba por encima de todas las cosas, era recta y majestuosa como una reina de los bosques.

Yo la abrazaba como solo se abraza a un padre, seguro de su fuerza, seguro de que me protegería de cuanto mal me pudiese amenazar.

Por ella no correteaban insectos ni animalillos, en ella residía la fuerza de los bosques y de ella aprendí cuanto se.

En su base pasaba las horas, aprendia y jugaba, no necesitaba amigos ni inventos mecanicos, ella me mostró a hablar con todos los seres, a sentir como ellos sienten, a ver más allá de la luz y de las tinieblas, y una tarde de primavera ante ella solemnemente jure ser uno con las estrellas.

Y al viento fueron mis palabras, como un susurro, como una suave letanía, para que fuesen escuchadas por quien desease oir...

Soy uno con la luz
soy uno con el todo

Mis hermanos la tierra y el agua
Mis hermanos el sol y el viento

Mis hermanos corren por los bosques
mis hermanos vuelan por los cielos

Soy yo , soy luz
soy yo soy luz

Y pronuncié ......palabras que no pueden ser dichas, al menos no en el lenguaje de los hombres....
.................. exhausto me dormí, ella me acogio en su regazo...

Y a la mañana siguiente mis soliviantados padres me encontraron acunado
en la falda de mi encina placidamente dormido.



(Para aquellos que olvidaron el niño que llevan dentro, para aquellos que estan a punto de partir)

4 comentarios:

Kendolechón dijo...

Es una pena que la mayoría encierren al niño que llevan dentro, deberíamos sacarlo todos de vez en cuando, nos iría mejor.

jansolo dijo...

?

Kend-ito dijo...

Me gustaria tanto poder sacar al niño y olvidar al adulto. Bufff!!

Arami dijo...

abrazos mi querido amigo... abrazos