sábado, 18 de agosto de 2012

El Dragon duerme en ti

Los sueños se mezclan con la realidad en una cacofonía que no logro ordenar en mi cabeza,  me levanto del sucio camastro donde duermo, es este un asqueroso colchón tirado en el suelo a modo de cama, me rodea la suciedad y mis peores pesadillas,  estas   han formado cual ejercito para acabar de destruir la obra de mi creador.

Hoy no peleo,  hoy no lucho, hoy estoy vencido; me arreglo la camiseta sin mangas que se ha anudado en mi cintura,  tras encender un cigarrillo  inyecto un poco de veneno en mis pulmones, me sumerjo de nuevo en el dolor del cual me he convertido en un adicto, se puede  ser adicto  al alcohol, al tabaco,  al sexo y un millón de cosas más,  yo me he vuelto adicto al dolor que como una sombra siempre esta cerca y  me recuerda como he llegado a esta situación.

Garabateo algo en la libreta de mis recuerdos, los trazos lo invaden todo, mi alma, esa desconocida  grita intentando despertar al ser que una vez fui, el dolor escupe en mis pulmones y toso ferozmente arrojando esputos sanguinolentos sobre el piso, mientras busco los restos  del coñac barato que fue mi compañero la noche pasada, una imagen del espejo me devuelve los rasgos, rotos, quebrados, afilados, despedazados en que me he convertido, y me dejo caer mientras los garabatos del papel se ensucian con mis manos y duermo....duermo...



3 comentarios:

kendopitecus dijo...

Invenciones o recuerdos, todo se confunde en mi realidad. Ideas, delirios, pensamientos razonados que difícil es diferenciarlos cuando se vive en un mundo por uno mismo construido. A veces leer es vivir...

Gachi dijo...

besotes para el dragón dormido

César Aguilar Gazquez dijo...

abrazos amigos mios