jueves, 31 de diciembre de 2009

La sirena en el acantilado, (el ultimo cuento)




Un pensamiento, un cuento que se yo....

Triste y sola se encuentra en el borde del abismo, ante ella el vacío del océano, sus piernas son escamas y postrada no se puede levantar, postrada ante todo lo que perdió ante los sueños que se fueron, ante los que no llegaron, ante aquellos que como los granos de un reloj de arena se escurrieron entre sus dedos.

La sirena busca entre la oscuridad de la noche que llega un sueño que la haga volver, la sirena busca a su príncipe, (malhadado sea) por tanto dolor que le infundiste, y otro ra llora por sus propios pensamientos, en contra de quien tanto estima.

...............................


Junto al acantilado estoy, tanto he perdido, jamás pensé que en una sola vida mortal se pudiera sufrir tanto....

voy lanzando uno a uno todo lo que nunca quise y con lo que he cargado todo este tiempo..... demasiado tiempo.

Lo pensé mucho, lo pensé bien, todo cuanto tenia que decir estaba en el frasco del nunca más, todos los lastres que me hicieron tropezar, todo aquello encerrado en este frasco de cristal que soy yo.

Abrí el frasco y un suspiro escapo de el.

Lanzo el dolor del amor no correspondido
Lanzo el odio de los hombre y sus estúpidas guerras.

Lanzo la ignorancia y la violencia,
lanzo el no saber,
lanzo el no querer y el fuego del cielo..

Y al desaparecer cada mota negra en el vasto océano, veo cuan pequeña soy, cuan grande es lo que me rodea, y lanzo todos los pecados de los hombres que se estrellan en las olas, que los engulle el mar..

Y veo por fin......por fin veo...


Y la sirenita se puso en pie...y en el fondo del frasco quedo el ultimo de sus pecados, el ultimo de los suspiros por aquel que amaba...

8 comentarios:

Kendolechón dijo...

Quizás el último que le quedó en el frasco era el más duro de sobrellevar, quien sabe...

jansolo dijo...

tchx...quien sabe

Kend-ito dijo...

Por diós que pesimismo. Arriba esos ánimos y esas mentes prolíficas. No nos dejemos abatir. El año ha cambiado y por tanto nosotros también.

kendopitecus dijo...

Jan a mi me ha gustado y no lo veo pesimista (quizás por que yo lo sea?) si no como una inmensa oportunidad que se le brinda a la sirena y a todos. Dejar lo que acumulamos sin sentido nos impide progresar y al liberarnos de esa carga podemos alzar el vuelo. Es la metáfora del águila.

jansolo dijo...

Yo personalmente veia a la sirenita que se liberaba de lo que la retenia para evolucionar a algo mejor

Arami dijo...

:D

SI!
La sirenita sólo evolucionó, decidió por si, desde el corazón. Es como una mariposa, cambió, se transformó.
Me quedó con este cuento para mi. Lo siento, hoy no lo comparto con nadie.
Ya avisé.


besotes

jansolo dijo...

;D

Anónimo dijo...

muy bonito, m gusta tu estilo,
de paso t dejo mi direccion x si t gustaria ver mi blog+
http://acantiladopegoda.blogspot.com